Así funciona un mercadillo ilegal de coches: ni buenos, ni bonitos, ni baratos