El bar franquista en el que los menores comen ‘huevos rotos fusilados’