La diferencia económica entre ser cazador furtivo y legal: de 600 a 6.000 euros