Así actúan los profesionales de la estafa: sustituyen las pastillas por sus aparatos