José pagó 2.500 euros por un colchón que mejoraba su movilidad... ¡sigue con bastón!