María y Begoña se llevan 2.000 euros gracias a nuestra desconocida: una bailarina de danza del vientre