La belleza de Lydia deja sin palabras a todos... ¡y Jorge quiere verla de cerca!