Cristina y Fernando se quedan sin furgoneta, pero no sin viaje