El curandero timador: “Gracias a la yema de huevo yo voy a vivir 200 años”