Una muerte, ¿ideológica?