Burundanga, la droga de los violadores