José y Elena, estafados por las preferentes