El centro para discapacitados que nunca abrió