La lluvia obliga a abandonar la expedición a más de 1600 metros de profundidad