Jesús Calleja, directo a la boca del infierno