Los vecinos que no saludan y otras cosas muy feas, según Nacho García