Tranquila Chelsea Clinton, el autobús transfóbico no va a llegar nadando a EEUU