Una niña, a Jimeno: “Me gustan mis ojos marrones, pegan con todo”