Teté Delgado narra la visita más inesperada que han recibido los Gipsy Kings