Las 'tres cositas' de Abascal casi acaban con una cara llamada al cerrajero