Nacho García y Cristina Plaza se retan con la 'máquina de la dignidad'