La cámara oculta de Javier Abascal acaba con un mazazo en la cabeza de su víctima