Unos vecinos de Cedrillas aislados en un bar celebran un saludo en directo de Joaquín Prat y la reportera no puede contener la risa