El temor al gran apagón llega a España: se acaban los hornillos y las linternas en muchas ferreterías