Seis muertos por una gota fía que ha sumido en la impotencia y la desolación a miles de afectados