Los residuos sanitarios aumentan de forma desorbitada: mascarillas y guantes invaden lugares públicos