Pendientes de la evolución de las dos mujeres ingresadas en Granada y Santiago, víctimas de sus exparejas