El fuego vuelve a arrasar California: nueve incendios forestales han obligado a evacuar a 50.000 personas