División entre los epidemiólogos: unos optan por desconfinar a los niños y otros piden prudencia