La industria textil es la segunda más contaminante del mundo