Un siglo después del nacimiento de Isaac Asimov, sus predicciones siguen vigentes