Baarle, el pueblo de las mil fronteras: con solo 7 metros cuadrados sus calles se dividen en Bélgica y Holanda