La carrera farmacéutica más acelerada de la historia: conseguir una vacuna contra el coronavirus en tiempo récord