Un barrio de Alicante levanta un altar para su kiosquera, muerta por coronavirus a los 57 años de edad