El divertido propósito de año nuevo de Joaquín Prat: acostumbrarse a decir buenas tardes