La presunta parricida de Godella sufrió un ataque de ansiedad, según la Guardia Civil