Una persecución policial en EEUU acaba con final inesperado