El segundo error de Pedro Sánchez: confunde a Einstein con Hemingway