Orihuela, ciudad cercada: nadie puede entrar ni salir de la población