Revilla estrechó la mano, sin saberlo, a uno de los presuntos pirómanos de Cantabria