Merkel, el triunfo de la discreción