Lo que pasa en los mataderos: mucha humedad, trabajadores juntos y sin buenas viviendas