La lluvia apaga las llamas en Cantabria