Los jubilados y los autónomos: los grandes olvidados de la campaña electoral