Juan Carlos Quer, cansado, preocupado y alicaído