Norman Foster, entre los arquitectos dispuestos a reconstruir Notre Dame