Un millón de personas recorre las calles de Londres para pedir un segundo referéndum en Reino Unido