La fórmula 'a más balas, más seguridad' no funciona