El fuego amenaza los estudios de Warner Bros en Los Ángeles