200 incendios activos arrasan con tres millones de hectáreas en Australia y dejan 24 muertos